Sábado 27 de mayo de 2017

 Frente a los festejos de los 40 años de Amapola nos dimos cuenta que las memorias son parte indivisible de nuestra educación. Entonces decidimos festejar regalando algunos de esos recuerdos de los que Amapola es parte.

Las imágenes, los objetos, las canciones patrias, los cuadernos, las galletitas, la marca dental o del juguete de moda de alguna época, se unen al dictado, las primeras cuentas, los mapas, el izar la bandera y tantas otras cosas, para formar nuestra historia en la escuela. La propia, que tal vez se parezca a la de muchos, a la de generaciones enteras de argentinos. El espacio que ocupa en cada uno ese país que significa la niñez está presente en el libro Cuaderno de clase.

En los años 1999, 2000 y 2001 editamos una revista que llamamos Reflejos de Amapola. Estas publicaciones con sus notas y con sus fotos intentaron ser un reflejo del mundo cotidiano que se vivía en el Jardín y en la Escuela Primaria.